lunes, 28 de marzo de 2011

Vuelta al Pasado

El viaje a Minas de Riotinto el día 26 sábado, para mi en particular, fue como volver al pasado, en todos los sentidos.
1.- Si me baso al informe de la guía local, la Sta. Nieves, ese pasado concretamente nos lleva a 5000 años AC.
Su perfecta descripción de todo lo ocurrido en el transcurso de ese periodo de tiempo, nos fue metiendo (de alguna manera) en el papel del minero. Nos relató con detalle todas las civilizaciones que pasaron y explotaron, la mina y, cómo no, a los mineros.
Desmenuzando una a una cada situación en la que se encontraban los obreros (casi esclavos) en innumerables ocasiones, llegando incluso a utilizar a niños, ubicándolos en lugares más pequeños y estrechos, donde el hombre por su estatura no cabía.
En todo ese proceso y tiempo en las Minas de Riotinto, es lógico pensar que con tanto trasiego de gentes , llevándose los distintos minerales como: oro, plata, hierro, cobre….durante tantos años, la explotación fuese completa, al tener cubierta las dos clases de explotaciones: la terrestre y la humana.
No le quepan dudas, los españoles hasta mediados del Siglo XX, no tuvieron acceso a la mencionada Mina. Siendo el País Anglosajón, el último en su disfrute y explotación, durante ochenta y un año.
2.- Al referirme a la vuelta al pasado en todos los sentidos, era por destacar precisamente eso, los sentidos.
El sentido como si de un órgano vital se trátase, también se puede ajustar o aplicar a cuando él está, arraigado en el corazón de la persona. Ese es el sentido del que quiero hablarles.
Mi particular vuelta al pasado, la he vivido desde niño en multitudes ocasiones, bien visitando una y mil veces la Cuenca Minera y otras en casa (en vida de mis padres), recordándola con nostalgia y añoranza.
A pesar de las incomodidades de ser minero y en las circunstancias en las que se trabajaba, peor era el tener que dejarla por problemas de enfermedad.
Mi padre tuvo que emigrar y buscarse un trabajo nuevo, pues con la Mina lo único que sacó, fue una enfermedad pulmonar, que tardó mucho tiempo en desecharla, debido a la precariedad en: medicamentos, alimentación… Imagínense el momento de su emigración siendo el año 1940 y, teniendo que dejar a su mujer y sus dos hijos (mis hermanos) en su pueblo.
La emigración de Andalucía hacia Cataluña o el Pais Vasco, se iniciaría aproximadamente en la década de los sesenta. Sin embargo él la tuvo que hacer veinte años antes.
Al comentarles el éxodo de andaluces hacia el norte de España, es porque si a ellos que fueron en tren les pareció el fin del mundo, no quiero ni pensar lo que mi Padre sentiría al venirse andando desde su pueblo Zalamea la Real hasta Sevilla en el 1940, año del hambre.
La Cuenca Minera de Riotinto, abarcaba todos los pueblos colindantes como: Nerva, Zalamea la Real, El Campillo, Berrocal, Campofrío, La Granada de Riotinto, Las Minas….Todos vivían del penoso trabajo en la mina, pero era el sostén de su familia y no había más remedio. Sin embargo a ellos también les llegó desgraciadamente el tener que emigrar (más tarde) pero al final era irse, si se quería seguir viviendo.
Nerva fue considerada en los tiempos de esplendor minero como una ciudad importante, llegando a tener casi 15.000 habitantes, actualmente el censo del 2010,no llegan a 6.000 y así sucesivamente todas las demás poblaciones. Llegándose a perder algunas por ser pequeñas y quedar solo como residencia veraniega, precisamente para esos lugareños (emigrantes a la fuerza) que siguen añorando,,su casa, su huerto, su pueblo. La mina fue en decadencia hasta que en el año 2001, llegó el cierre total, como bien nos explicó Nieves, la guía.
Al poner en el título de la entrada los "sentidos", era por querer hacer resaltar los sentimientos arraigados en el tiempo de tantas personas que vivieron, de y por, la Mina y su entorno. Porque a parte de lo sentimental de este caso, tanto la Mina, como todo la que lo rodea, está impregnada de un sin fin de sensaciones juntas. Si lo miramos por la parte paisajistica, es una visión espectacular, visión de muchos contrastes de: colores, olores... Aunque a veces nos de la sensación subrrealista de pensar, que al comtemplar el Rio Tinto con ese colorido impregnado en sus márgenes, debido a los minerales por los que discurre. Estemos como bien dijo la Sta. Nieves, en el Planeta Marte. Este comentario sobre Marte, viene a que desde hace aproximadamente diez años, los investigadores de la NASA, están estudiando el Rio Tinto, por la similitud de sus aguas y la posible vida animal dentro de las mismas.
--

sábado, 5 de marzo de 2011

¿ Fe?...¿Coraje?...¿Redaños?...¿O un conjunto?

Permitanme utilizar este medio, para realzar de alguna manera, la fuerza y la valentía de una mujer con coraje. Lo puse ayer en mi blog y me quedé con las ganas de expandirlo al mundo entero, ya que es digna de admirar y también como no, estando tan cerca el día 8, día de la Mujer.
----

No se con cual de estos interrogantes definiría yo a una (casi- niña) de 34 años.
Si la sitúo en la Fe, sería impensable la cantidad de cosas que se nos ocurrirían al hablar de este tema. De él se derivan otros tantos como: Esperanza, Clemencia… Además de admirable, me sugiere, envidia al tener esa Fe. Siempre se dice que ésta mueve montañas, pues yo en este caso, me lo creo.
Coraje (o mu echá pa lante), como solemos decir siempre cuando nos encontramos a una persona tan arriesgada tomando decisiones increíbles a esas edades.
Otras veces decimos que “reaños” tiene,¿ como es posible que se atreva a tanto?
Es ahí donde van todos los adjetivos calificativos de esta, niña- mujer, esposa y sobretodo, madre.
En su hija es quizás en un conjunto, donde ella basan todos a la vez.
Si les hago un comentario sobre el número 27, diréis y con razón, ¿a que viene ese número ahora?. Sin embargo si les digo que son el número de veces, que esta mujer se ha operado en poco más de cuatro años. ¿Se imaginan que grado de capacidad de aguante y temple tiene? Parece imposible, pero es cierto y lo más admirable en ella es, lo asumido que tiene su enfermedad y lo fácil y llevadero que se lo hace a su familia.
Fue diagnosticada de golpe y sin darse casi ni cuenta de Cáncer de mama (las dos a la vez) y ahí empezó su calvario.
Imagínense la cantidad de pos- operatorios, quimios, medicamentos… Desde esos primeros momentos, ella se rebela con ese; coraje, reaños y su fe inquebrantable, saltándose a la torera, todos los protocolos en estas situaciones , creando ella su propio criterio. Plantando cara a todos los rituales médicos en estos casos, haciendo caso omiso a cuantas sugerencias le proponían en el Hospital.
Criterio que mantiene aún y que consiste, en estar en el Hospital, el tiempo justo y necesario para la operación. Una vez operada y pasarse el efecto de la anestesia, se venía a su casa y punto.
Cualquiera de nosotros ( mayores que ella), ante el más mínimo indicio de dolor o de alguna prueba, ya estamos que no vivimos. Se nos quitan las ganas de salir, de entrar y de todo.
Sin embargo ella, aún en esas circunstancias, se arriesga a más. Recién casada y por ayudar con sus ingresos a su casa, montó una tienda de comestibles, la cual tuvo que quitar por ésta enfermedad. Al referirme al riesgo es porque a pesar de esas dichosas 27 operaciones, con lo que eso conlleva, es capaz de, llevar su casa, y además confeccionar unos dulces exquisitos, para venderlos en la calle, ayudando de esa manera a los ingresos de su familia.
Yo no me enteré de los dulces hasta el jueves pasado, que una tía suya lo comentó en una visita al Ayuntamiento de Sevilla, que hicimos con el grupo de Rutas Culturales. Me quedé de “helao”, cuando me dijo que el año anterior en estas fechas, previas a la Semana Santa, hizo 800 docenas de “torrijitas”, “rosquitos”, “pestiños” y que su padre se los vendía en Sevilla.
A todo esto su madre le ayuda muchísimo, pero de todas formas, sigue siendo increíble.
La gente la conoce con el diminutivo de su nombre, pero yo a ella, la definiría como, la más grande.

ROSARITO... Sigue así con, tu valor, fuerza, coraje, redaños y sobretodo, tu fe. Citaré algunos valientes como tu que a lo largo de la historia, remaron en el mismo barco. Segurisimo que habrán muchisimos, pero yo nombraré quizás a los más conocidos, como: en la política, Ronald Rigan, en la médicina y literatura a Vallejo Najera y en la farándula a la añorada Lola Flores.

La hegemonía de mi blog, son los "apodos" y para no romperla, cito los "motes" en su familia. Por parte paterna, "niño ario" y "niño la amapola" y en la materna, el "sastre" y el "tuerto".

---